jueves, 8 de marzo de 2012

Relaciones actuales Cuba-Estados Unidos


Las relaciones con Estados Unidos han evolucionado con el advenimiento de la nueva presidencia de Barack Obama respecto de su antecesor con Cuba.
Obama tomó la primera medida de flexibilización para con la isla anunciando el permiso para enviar remeses a Cuba y la posibilidad de que ciudadanos estadounidenses visiten la isla una vez al año por el tiempo que deseen, en vez de una vez cada tres años como había propuesto George W. Bush[1]. Esta noticia fue bien recibida en el gobierno cubano, aunque Fidel Castro declaró en una de sus columnas diarias del periódico Granma que, si bien era un buen gesto, la isla esperaba que Obama finalice el embargo económico, financiero y comercial impuesto hace casi cinco décadas[2]. Aunque el diario estadounidense The New York Times aseguró que este anuncio “represents the most significant shift in United States policy toward Cuba in decades, and it is a reversal of the hard line taken by former President George W. Bush”[3]. De todas maneras, esta primera medida se vio opacada parcialmente por la postura del gobierno de Obama, con su Secretaria de Estado Hillary Clinton como representante, en la reunión de la Organización de Estados Americanos, en la cual como se mencionó anteriormente, los líderes latinoamericanos aprobaron una resolución que impulsaba la reincorporación de la isla al Sistema Interamericano. Ante dicha resolución Hillary Clinton declaró que el eventual regreso de Cuba a la OEA dependía exclusivamente del cumplimiento por parte de la isla de los principios fundadores de dicha organización, principalmente de la cláusula democrática. Ante esta postura, el gobierno Cubano pronunció, como se mencionó, que no quería regresar al “cadáver” de la OEA. Es notable recordar también que un mes antes de que esto ocurriera en el seno de la Organización de Estados Americanos, Cuba había sido incluida, nuevamente, en la lista provista por el Departamento de Estado Norteamericano sobre los Estados que apoyan al terrorismo internacional, algo que fue burlado desde La Habana, y que a su vez causó malestar.
A mediados del 2009, Cuba aceptó dialogar respecto a cuestiones migratorias con Estados Unidos, según informó El Nuevo Herald. Dicho periódico subrayó que “el gobierno comunista de la isla notificó el sábado al gobierno del presidente Barack Obama que había aceptado una reciente apertura de las autoridades estadounidenses para reanudar las conversaciones (…) Las negociaciones bilaterales fueron suspendidas por el presidente George W. Bush después de la última reunión en 2003 (…) Asimismo Cuba también expresó su voluntad de cooperar con Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, así como en preparativos de desastre por huracanes”[4]. Meses después, otro titular de El Nuevo Herald subrayó que “Estados Unidos y Cuba concluyeron el martes su primera reunión desde el 2003 para analizar cuestiones migratorias, que ambos países calificaron de fructífera y que se centró en las maneras de lograr que el flujo migratorio bilateral sea seguro, legal y ordenado”[5].
Otra de las medidas de flexibilización de la Administración de Obama vino dada a través de la suspensión durante seis meses de una parte de la ley Helms-Burton[6]. El País de España citó que “con esta decisión, Obama ha seguido la línea de sus antecesores de suspender cada seis meses la sección III de esta ley, que aboga por "detener" las inversiones extranjeras en Cuba y por la protección de las propiedades de ciudadanos estadounidenses expropiadas en la isla tras la revolución de 1959. En su mensaje enviado a los dirigentes de comités de Relaciones Exteriores y de Asignaciones en el Senado y en la Cámara de Representantes, Obama ha notificado que extenderá por seis meses, la suspensión de dicho artículo de la ley sobre el embargo a Cuba y ha dicho "es necesaria para el beneficio de los intereses nacionales de Estados Unidos y adelantará una transición a la democracia en Cuba"[7].
Asimismo, en la Administración Obama se decidió retomar el intercambio cultural con Cuba, algo que había sido congelado por parte de George W. Bush. En este sentido, El Poder de Miami publicó que “aunque Obama pidió a La Habana progresos en materia de liberalización política antes de dar mayores pasos de acercamiento entre los dos países, en las últimas semanas Washington está destrabando las amarras para las visitas de artistas, intelectuales y académicos cubanos”[8]. El asesor del Grupo de Trabajo sobre Cuba en la Cámara de Representantes, Peters, opinó en la misma nota que “Obama mantiene su compromiso con la defensa de los derechos humanos en Cuba, pero alejado de la retórica machista de Bush, y concibe los viajes, las remesas, los familiares y los contactos culturales como una oportunidad para beneficiar a la gente allá. Esto es un cambio significativo de la doctrina”. Esto generó un notable aumento de los viajes a Cuba.
Aunque la Administración Obama ha dado el anuncio de que no podrá cerrar la base naval de Guantánamo en enero de 2010, como había prometido durante su campaña presidencial. En este sentido, los principales medios de comunicación del mundo como el Washington Post, The New York Times, BBC Londres, entre otros, resaltaron el anuncio de Obama en los últimos días de noviembre. The Washington Post expresó que “President Obama directly acknowledged for the first time Wednesday that the prison facility at Guantanamo Bay will not close by the January deadline he set, but he said he hoped to still achieve that goal sometime next year[9]. A pesar de las promisorias declaraciones de Obama, lo cierto es que aún no se ha hecho nada al respecto, aunque si se logró un tímido respeto bilateral entre ambos.
Lamentablemente la devenida evolución en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos tuvo un declive con el caso de Alan Gross a finales del 2009. Gross, que trabajaba para la Agencia Estadunidense para el Desarrollo Internacional (USAID) , fue encarcelado en Cuba en diciembre de 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía, y en marzo de 2011 fue juzgado y condenado por cargos de actividades subversivas contra el gobierno cubano.
A principios de este año, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, afirmó en una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes estadounidense que en los últimos años Cuba ha vivido "considerables cambios" económicos que Washington considera un "desarrollo muy positivo" ya que podrían llevar en el futuro a una mayor libertad política[10]. No obstante, respecto a la próxima Cumbre de las Américas la funcionaria afirmó que no cree que haya ninguna intención de invitar a Cuba ya que el régimen de Raúl Castro "no encaja en la definición de los países democráticos" necesaria para asistir a la cumbre regional[11].
En febrero del 2012, Raúl Castro recibió a dos senadores de Estados Unidos, en la Isla. El demócrata Patrick Leahy y el republicano Richard Shelby. Con ellos abordó temas de interés tanto para Cuba y Estados Unidos como  el caso del contratista norteamericano Alan Gross, de 62 años y condenado en marzo de 2011 a 15 años de cárcel por “actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado” cubano, y el de cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos desde 1998 y condenados en 2001 a severas penas de cárcel bajo cargos de espionaje[12].
En resumidas cuentas la Administración Obama realizó avances moderados en la relación con Cuba, pero dos de las decisiones más determinantes para la isla, como el fin al embargo y el cierre de la base naval de Guantánamo, no se materializaran en actos.


[1] Obama aliviana restricciones para viajar y enviar remesas a Cuba. 11 de Marzo de 2009.
http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/obama-aliviana-restricciones-para-viajar-y-enviar-remesas-a-cuba-337886.html

[2] Obama opens door to Cuba, but only a Crack. The New York Times. 14 de Abril de 2009
http://www.nytimes.com/2009/04/14/world/americas/14cuba.html

[3] Ibíd.
[4] Cuba acuerda reanudar diálogo migratorio con Estados Unidos. El Nuevo Herald. 31 de Mayo de 2009.

[5] Cuba y EEUU califican diálogo de fructífero. El Nuevo Herald. 15 de Julio de 2009.
http://www.elnuevoherald.com/noticias/america_latina/cuba/story/497061.html

[6] Obama suspenderá durante seis meses parte de la ley Helms-Burton. El País, España. 16 de Julio de 2009.
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Obama/suspendera/durante/meses/parte/ley/Helms-Burton/elpepuint/20090715elpepuint_11/Tes

[7] Ibíd.

[8] EEUU retoma intercambio cultural con Cuba. El Poder de Miami. 24 de Agosto de 2009.
http://elpoderdemiami.com/2009/08/23/eeuu-retoma-intercambio-cultural-con-cuba/
[9] Obama admits Guantánamo won’t close by January deadline. The Washington Post. 18 de Noviembre de 2009.
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2009/11/18/AR2009111800571.html
[10] http://www.laprensagrafica.com/el-salvador/lodeldia/251137-clinton-ve-cambios-economicos-qpositivosq-en-cuba.html
[11] http://www.ultimahora.com/notas/507572-Hillary-Clinton-cree-que-no-hay-ninguna-intencion-de-invitar-Cuba-a-Cumbre-de-las-Americas
[12] http://www.latribuna.hn/2012/02/24/raul-castro-se-reunio-con-senadores-de-eeuu/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada